jueves, 15 de octubre de 2015

Mi relación con los libros

Algunas veces leo un libro y siento un extraño afán evangelizador, y estoy convencida de que éste desastroso mundo no se recuperará hasta que todos los seres humanos lo lean. Grito el nombre a los cuatro vientos, obligo a las personas cercanas a mí a que lo lean, lo recomiendo a todo aquel que está buscando algo que leer.
Y luego están los libros especiales. Los libros que se graban en mi alma con tanta fuerza, que no los puedo hablar, ni compartir con nadie. Porque no puedo explicar que es lo que hizo que ese libro me movilizará tan intensamente. Son libros especiales, escasos, y tan míos... que revelar el cariño que les tengo parece una traición.