sábado, 15 de agosto de 2015

...

A veces el mundo puede parecer demasiado oscuro como para soñar en colores, pero sin embargo he visto flores florecer en el medio de la noche. También he visto cometas volar en medio del cielo gris y oscuro, luciendo tan brillantes como los rayos del sol del amanecer. A veces se necesitan las alas más heridas, las cosas más rotas, para poder notar lo fuerte que es la brisa, para poder apreciar que tan precioso es el vuelo.