lunes, 9 de marzo de 2015

Caída del cielo

Ella no decía nada.
Solo se sentaba,
 en la oscuridad de la noche,
a observar.
Polvo lunar en sus pulmones,
estrellas bailando en sus ojos.
Era una criatura del cosmos,
y reguladora de todos los cielos.
Ella era salvaje,
un confuso y contradictorio intento de mujer.
Ella ardía en pura luz, 
demasiado brillante como para ser de este mundo.
Ella era como un sueño hecho realidad,
como sacada de un cuento de hadas.
Había tanta agua en sus ojos,
como fuego en su corazón.
Y por eso se solía preguntar...
¿Querrán un sorbo o una chispa?

10 comentarios:

  1. Es del tipo de preguntas que el tiempo dirá!

    Un abrazo de luz ✴

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema, Paula. Delicado juego de palabras...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. hola cielo! Es muy bonito el texto , la verdad que como te han dicho más arriba el tiempo responderá esas preguntas. Llega un punto en el que tenemos tanto que dar pero no sabemos quien querrá tanto o simplemente quien no se ira cuando reciba todo eso que tenemos por dar.
    un besitoo<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alguien no se vaya cuando reciba todo lo que tenemos para dar. Que lindo eso :) Gracias!!

      Eliminar
  4. ¡Hola Paula! Tus escritos siempre son preciosos; ya sabes lo mucho que me gustan. No tengo mucho que decir, aparte de que creo que la respuesta a esa pregunta final es afirmativa.

    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra mucho que te gusten mis escritos :) Abrazo!!

      Eliminar
  5. Bueno también podría querer un sorbo de vida que encendiese la chispa que le devolviera a la vida, jeje
    Bonito trabajo. Soy nuevo por aqui y si no te importa me que y te invito a visitar saborescompartidos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusto mucho tu comentario! Gracias!! Ahora me paso por tu sitio a conocerlo :)

      Eliminar