martes, 11 de febrero de 2014

¿Entiendes ahora?

- Agarra un vaso y arrojalo con fuerzas al piso.

- Listo.

- ¿Está roto?

- Si.

- Ahora pedile perdón.

- Perdón.

- ¿Está arreglado ahora?

- ¡Por supuesto que no!

- Entonces, ¿Pedir perdón no fue suficiente?

- Bueno, no pero...

- ¿Qué pasa si pegas las partes con pegamento? ¿Podes arreglarlo con pegamento?

- Puedo intentarlo.

- ¿Podrían seguir viendose las marcas?

- Si.

- ¿Podría contener agua? ¿Podría seguir cumpliendo su propósito?

- No, pero...

- ¿Por qué no?

- Porque está roto.

- Porque vos lo rompiste.

- Oh.

- Y va a estar roto por siempre. No pudiste arreglarlo pidiendo perdón.

- Oh.

- ¿Va a seguir estando roto si te vas?

- Si.

- Entonces, ¿Irte no lo va a arreglar?

- No.

- ¿Puede algo volver a hacerlo ser como era antes?

- No.

-¿Entiendes ahora?

4 comentarios:

  1. ¡Muy bueno Pauli!
    La verdad es que es una descripción perfecta de lo que pasa cuando te rompen el corazón por ejemplo.
    Yo creo que lo único que se puede dejar es dejar pasar el tiempo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo que con el tiempo todo se va a acomodando. Gracias por tu comentario Martu :)

      Eliminar
  2. OLÉ!!!!
    nada más que añadir!!! lo has dicho tú todo!!!! ^^

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar