miércoles, 27 de noviembre de 2013

En mi mundo

Soy una persona muy soñadora, vivo colgada en "mi mundo", y simplemente no puedo evitarlo. Si estoy aburrida mi mente empieza a maravillarse con cosas que son completamente irrelevantes. La mayoría del tiempo, pienso situaciones en mi cabeza que me gustaría que pasen, o que me hubiesen gustado que sean distintas. Pienso lo que digo, lo que dice el otro, lo que hacemos. Incluso imagino sobre si mi corriente y futura vida cambiaría si pasa lo que imagino. No solo imagino el futuro, sino también imagino el pasado. Repaso en mi cabeza una y otra vez las cosas que pasaron, las cosas que hice, las cosas que dije. Y como mi vida sería distinta si eso no hubiese pasado. Tal vez suene raro, pero mi mundo de imaginación es mi manera de "escapar", "descargar". Me cuelgo una y otra vez en mi imaginación... y si, soy una colgada, vivo en mi mundo. Tal vez suene raro, pero yo pienso que la imaginación tiene mucho poder. Imaginar puede ser muy lindo, y puede hacerte olvidar los problemas, o evitar los malos ratos. Pero imaginar también puede ser triste, porque cuando imaginas pasa lo que uno quiere y en la vida real no. En la vida real nos tenemos que conformar con lo que nos toca, y con lo que somos. Yo, por mi parte, en mi imaginación suelo ser siempre mucho más valiente y fuerte que en la vida real...



viernes, 15 de noviembre de 2013

Exámenes

Sé que probablemente no les importe, pero la razón por la que ando desaparecida de blog es por los exámenes. Esta semana tuve dos parciales, y la semana que viene tengo otro. Cuando me entreguen las notas, me dirán si tengo que ir a examen final o no. Así que, deseenme suerte. 
Volveré cuando sea libre, ¡Saludos!
Paz y amor ☺

Pau.


viernes, 8 de noviembre de 2013

La historia de las miradas

Y así aprendieron estos hombres y mujeres que se puede mirar, saber qué es, que esta y que es otro, y supieron así también que se puede mirar adentro del otro y ver lo que siente su corazón. Porque no siempre el corazón se habla con las palabras que nacen de los labios, muchas veces habla el corazón con la piel, con la mirada, o con pasos se habla. También aprendieron a mirar a quien mira mirándose, que son aquellos que se buscan a si mismos en las miradas de otros. Y supieron mirar a los otros que los miran mirar.

La mas importante que aprendieron es la mirada que se mira a si misma y se sabe y se conoce. La mirada que se mira a si misma mirando y mirándose, que mira caminos y mira mañanas que no se han nacido todavía, caminos aun por andarse y madrugadas por parirse.


Eduardo Galeano