martes, 6 de agosto de 2013

¿Así es cómo funciona la sociedad?

Vives tratando de encajar, tratas de ser aceptado, te haces una idea de ti que esta muy lejos de ser lo que realmente eres. Pero aún así, continuas, por ese débil deseo de no ser excluido. Rogando que algún día aparezca alguien con quien poder compartir las realidades de tu ser, que guardas muy dentro de tu corazón, golpeando seguido para no olvidarte de él. ¿Pero qué más da? Si a nadie realmente le interesa lo que realmente eres. Solo ven lo que quieren ver y de a poco te van involucrando de tal manera que lo crees. Crees todo lo que te dicen, y comienzas a desconfiar de todas esas veces que te engañaron o simplemente creías que lo hacían. Te comienzas a sentir incómoda y en el momento que tu ser interior sale a la luz, no por tu deseo sino por el deseo de tu alma, te sientes extraña. Libre pero con peso de angustia, porque descubres que todo lo que encuentras a tu alrededor no es lo que realmente hubieras deseado de niña, sino lo que esta puta sociedad quiere que seas. Te avergüenzas por haberte dejado engañar. ¿Pero que podrías hacer? Te refugias en la soledad, te sumerges en los libros deseando poder estar  en alguna de esas historias. Deseando ser cualquiera, menos tú. Deseando estar en cualquier mundo, menos en el que vives...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario