miércoles, 2 de noviembre de 2016

¿Estar tan conectados termina por encerrarnos?

La sobre comunicación hizo que las personas dejemos de mirarnos a los ojos... Se perdió la inmediación, el contacto con el otro. 
Ya no nos decimos las cosas, ahora las escribimos. No lloramos, usamos emoticones tristes... Se perdieron las lágrimas.
Las risas se miden por cuantos "JAJAJA" entran en un mensaje. No contamos historias, contamos caracteres para decir algo inteligente y atractivo frente a los ojos de los demás... Se perdió la verdad.
Pareciera que queremos que nos miren todo el tiempo, y nos estamos olvidando de mirarnos nosotros mismos. ¿Qué nos gusta? ¿Qué queremos? ¿Qué nos hace bien? ¿Por qué lo hacemos? ¿Por quién lo hacemos? ... Se perdió la introspección. 
Es como si hubiésemos abandonado la capacidad de estar presentes, de disfrutar las pequeñas cosas, de vivir el momento, de escuchar, de ver, de sentir, de compartir, de registrar al otro, de saber que quiere, que les pasa, que necesita... Se perdió el interés. 

miércoles, 19 de octubre de 2016

Ni Una Menos

Y un día pararon las mujeres, y las puertas de las escuelas quedaron vacías. Los niños y las niñas no supieron volver a sus casas. Los platos quedaron con restos de comida de la noche anterior. Las hornallas apagadas. Cientos de miles de hombres con sus camisas arrugadas. Los cuerpos de los ancianos y las ancianas sucios y escarados, no tuvieron quien los bañe, quien los cure. 
Se produjo un silencio tal que sólo algunos pudieron oír el "sana, sana, colita de rana"... Pero los que entienden de esto, aseguraron que no fue lo mismo.
Las plazas se llenaron de hamacas sin movimientos. Inertes los sube y baja. Los panes quedaron enteros en sus canastos; sin manteca, ni dulce que los acompañe. Las tizas dejaron de escribir. Nadie recordó las fechas de los cumpleaños. No hubo quien anuncie que ya era la hora de comer. Las pesadillas no tuvieron eco en ningún abrazo. Las sillas en las fabricas quedaron vacías. 
Ese día, no hubo ropa limpia para nadie, y nadie encontró un par de medias nuevo. Los mostradores de los negocios del barrio no tuvieron quien despache. Los comedores no tuvieron nada calentito para ofrecer. Nadie amasó torta frita. Y nadie organizó la cena de esa noche.
Un día las mujeres salieron a las calles. Cansadas de vivir atemorizadas. Hartas de callar. Un día las mujeres pararon. Y gritaron al unísono "¡Vivas nos queremos!". Y el mundo no dejó de girar. Pero a partir de ese día, comenzó a girar distinto.


(Ni Una Menos es un grito colectivo contra la violencia machista. Surgió de la necesidad de decir “basta de femicidios”, porque en Argentina cada 30 horas asesinan a una mujer sólo por ser mujer.)

jueves, 6 de octubre de 2016

¿Y ahora te sientes mejor?

Somos células, partículas de algo mayor, que a su vez pertenece a lo universal, al todo. Hoy humanos, mañana y ayer todo pudo y puede ser. No hay tiempo en verdad, no hay separación, solo nos transformamos dentro de lo absoluto. Por eso es importante lo que hacemos siempre, cada instante es la eternidad. 
Un abrazo con amor para ti es también para mi, es para todos.

jueves, 31 de marzo de 2016

Es esencia...

Ya no se trata de mirar: hay que romper la fisonomía del espacio; No es cuestión de escuchar: hay que disputarle el sentido al sonido; ni siquiera es cuestión de tocar, de acariciar, o de rozar: hay que pulverizarse las manos. 
Y es que no tenemos tiempo: tenemos piel.
Por suerte.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Caos

Las personas fueron creadas para ser amadas.
Las cosas fueron creadas para ser usadas.
La razón por la que el mundo está en caos
es porque las cosas están siendo amadas
y las personas están siendo usadas.

jueves, 15 de octubre de 2015

Mi relación con los libros

Algunas veces leo un libro y siento un extraño afán evangelizador, y estoy convencida de que éste desastroso mundo no se recuperará hasta que todos los seres humanos lo lean. Grito el nombre a los cuatro vientos, obligo a las personas cercanas a mí a que lo lean, lo recomiendo a todo aquel que está buscando algo que leer.
Y luego están los libros especiales. Los libros que se graban en mi alma con tanta fuerza, que no los puedo hablar, ni compartir con nadie. Porque no puedo explicar que es lo que hizo que ese libro me movilizará tan intensamente. Son libros especiales, escasos, y tan míos... que revelar el cariño que les tengo parece una traición.

sábado, 15 de agosto de 2015

...

A veces el mundo puede parecer demasiado oscuro como para soñar en colores, pero sin embargo he visto flores florecer en el medio de la noche. También he visto cometas volar en medio del cielo gris y oscuro, luciendo tan brillantes como los rayos del sol del amanecer. A veces se necesitan las alas más heridas, las cosas más rotas, para poder notar lo fuerte que es la brisa, para poder apreciar que tan precioso es el vuelo.